fbpx

Efectos del Duelo en los Adolescentes

Juan Carlos Merino Peñafiel
Psicólogo y Director de Espacio Vida.

El duelo adolescente presenta algunas particularidades que deben ser comprendidas para que se pueda lograr el apoyo y soporte que este necesita para elaborar la situación que está pasando de manera sana.

Los adolescentes al momento de a travesar la pérdida de un ser querido, tienden a ser muy parecidos al adulto en la forma de cómo tomarlo, sin embargo sus efectos son notablemente distintos y la intervención en el apoyo se da de manera diferente.

En situaciones de duelo, es común que el adolescente haga preguntas a respecto de la nueva situación frente a la pérdida de un ser querido. Algunos ejemplos son:

  • ¿Qué vamos hacer ahora?
  • ¿Por qué esto me pasa a mí?
  • ¿Si Dios existe, porque eso ha pasado?
  • ¿Cómo voy a seguir como mi vida?
  • ¿Qué vamos hacer con sus cosas?
  • ¿Cómo vamos a organizarnos?
  • ¿Cómo hago esto yo solo si estoy acostumbrado hacerlo con ayuda?
  • ¿Cómo es posible que nadie pueda hacer nada?
  • ¿Podrá verme y oírme?

Esas son preguntas que evidencian en el adolescente un desconcierto, desorganización y temor por el impacto de la noticia con la dificultad de asimilarlo y como entenderlo. Su mente ha tenido un cambio inesperado en la línea de vida que lo conectaba con el otro.

Cuando nos encontramos en un panorama como este, lo recomendable es construir una red de apoyo con la familia los amigos y los especialistas en el campo.

Hay que tener en cuenta que los efectos de un duelo en el periodo de la adolescencia marcan una notable diferencia en el comportamiento de la persona que en cualquier otra etapa de la vida.

Dentro de los comportamientos presentados, se destacan los siguientes:

  • Manifiestan opiniones que atacan los principios de la vida
  • Se molestan si estamos demasiado cerca o demasiado distantes
  • Pueden demostrar una desconexión con el AQUÍ y AHORA (momento presente)
  • Quizás asuman comportamientos arriesgados y un pensamiento desinteresado en sus cuidados y protección de si mismo, tales como: “Muchas cosas ya no tienen sentido” “Ya todo me da igual” “Ya no tengo mas que perder”
  • Puede haber una alteración del ritmo de vida, en la manera de ver la realidad y de sentir un dolor que afecte su comportamiento.

Cabe decir que existen diferencias de llevar el duelo adolescente dependiendo de la figuras que se pierdan. Por ejemplo, si un hijo hombre pierde a su padre quizás tenga la sensación de tener mayor responsabilidad de protección de la familia, reprimir sus emociones por demostrar fuerza. En cualquiera de los caso, los adolescentes frente a la perdida suelen percibirse y sentirse diferentes, como si algo en ellos ya no es igual. Así que la manera de afrontarlo dependerá de su edad ante la lamentable partida de su ser querido.

Algunos mostraran una aparente indiferencia, muy característico en los adolescentes que ha perdido personas significativas y esa relación es sentida como inconclusa, les falta continuidad, experimentando, así, sentimientos de culpabilidad por el tiempo perdido. En otros jóvenes el sentimiento puede ser de abandono una vez que sienten que necesitan de la presencia perdida.

Ante todo, hay que tener presente que la vida de un ser humano se transita por perdidas y algunas son permanentes y otras son los cambios que se pasan por el dinamismo de la vida.

¿Como ayudar a un adolescente a transitar por la pérdida?

Abajo sigue algunos consejos que pueden ayudar a padres, familiares y profesores a auxiliar un adolescente en proceso de duelo.

  • Hacerlos sentirse incluidos en las despedidas y todo lo que envuelve a la perdida (los rituales según sean sus creencias).
  • Tener en cuenta la opinión del adolescente independientemente de lo que diga, haciéndolo sentirse valiosos.
  • Favorecer el sentido de pertenencia al grupo, familia o colegio.
  • Ayudarlo a reconocer lo que se tiene AQUÍ y AHORA.
  •  Que mantengan una rutina que no les genere preocupaciones ni complicaciones para que estén ocupados.
  • Resulta importante que su mundo emocional sea validado expresando sus frustraciones, enfado y tristezas, porque son emociones reguladoras en el organismo y así evitar depresiones crónicas.
  • No ofrecer mensajes represores de estas emociones, como “Tienes que ser fuerte y no llorar por la familia”
  • Hablarles de nuestras experiencias a su edad, les ayuda mucho por sentirse comprendidos aunque ellos no lo acepten al principio.

Algunas situaciones exigen un mayor cuidado. En estas circunstancias, es importante que la familia pueda acudir a un especialista capacitado en adolescencia y familia, para que pueda auxiliar el adolescente en su proceso, ayudar al orden familiar y el amor pueda fluir.

By |2019-01-14T10:15:41+00:0025/02/2018|