fbpx

Imagen de dos cerebros infantiles demuestran la importancia del amor de los padres

Juan Carlos Merino Peñafiel
Psicólogo y Director de Espacio Vida.

El amor de los padres hacia un hijo es realmente algo que sólo pueden entenderlo quiénes son padres, pero ahora es posible ver su impacto en el cerebro de un niño.

Los escaneos publicados por el Texas Children´s Hospital hace evidente la diferencia que el amor de los padres y cuidadores hacen al desarrollo de un niño.

Es impresionante la imagen que muestra el cerebro de dos niños de 03 años.

El cerebro de la izquierda es de un niño que ha sido amado, cuidado y que tuvo sus necesidades emocionales cubiertas por la madre (o cuidador), y el de la derecha es de un niño de la misma edad que sufrió negligencia por parte de las figuras de cuidado y no tuvo sus necesidades emocionales atendidas.

La diferencia es clara. El niño que vivió con una familia que le proporcionaba amor, seguridad, cuidado y atención, atendido en sus necesidades básicas, tiene el cerebro más grande y uniforme, mientras el cerebro del niño maltratado es mucho más pequeño y tiene estructuras más borrosas.

Las imágenes fueron compartidas por el profesor Bruce Perry, jefe de psiquiatría del Texas Children´s Hospital por medio de un reportaje al periódico británico Daily Mail.

Se queda claro el impacto positivo del amor de los padres, el cuidado, atención, cariño y lo que llamaremos nutrición afectiva, es decir, el afecto literalmente nutre a un niño para que crezca sano, fuerte, feliz y tenga inteligencia emocional, sepa sobrellevar las adversidades de la vida (resiliencia) con los recursos internos que ha podido generar gracias a esos primeros años de vida de un vínculo sano con sus cuidadores.

Eso corrobora la idea defendida por muchos científicos (como Daniel Siegel, Allan Schore, etc.) que la mente del bebé es moldeada por las relaciones interpersonales y por las experiencias que va viviendo, principalmente, en sus primeros dos años de vida. Lo que está totalmente conectado con el trato y cuidado recibidos por los padres y cuidadores. Cuanto más seguro y amado se siente un niño más desarrolla herramientas que llevan a la autonomía, independencia y seguridad emocional.

¿Pero, qué pasa cuando ese no es el caso, cuando un niño sufre negligencia, violencia o es maltratado?

Además de lo que podemos ver en la imagen, ¿cuáles son los efectos a largo plazo de esa diferencia?

oso peluche en el suelo

La falta del amor de los padres en forma de abuso infantil (click al lado para ver nuestro articulo sobre abuso) y negligencia extrema temprana pueden tener efectos duraderos en el desarrollo emocional de los niños, tales como:

  1. Retrasos en el desarrollo y problemas de memoria
  2. Dificultades relacionales: niños que han sufrido negligencia emocional pueden tener problemas en formar relaciones sanas con otras personas.
  3. Trastornos de Apego: pueden desarrollar un trastorno de apego que hace que se vuelvan excesivamente dependientes de los demás, o pueden tener dificultades para acercarse a las personas (aislamiento).
  4. Su crecimiento cerebral es reducido cuando comparado con los otros jóvenes de la misma edad.
  5. Otros estudios relacionan el maltrato infantil a enfermedades cardiacas y obesidades en la vida adulta.
  6. Falta de empatía
  7. Tendencia a comportamientos violentos y delincuencia
  8. Habilidad intelectual perjudicada (por la falta de estimulación de los padres).
  9. Problemas de auto-estima.
  10. También pueden presentar comportamientos autodestructivos.

Por fin, según el Daily Mail el profesor Perry concluyó en su artículo: “El desarrollo saludable de los sistemas neuronales que permiten un funcionamiento social y emocional óptimo depende de una atención afectuosa y cuidadosa en la infancia y oportunidades para formar y mantener una diversidad de relaciones con otros niños y adultos durante la infancia”.

By |2019-01-14T10:08:56+00:0026/02/2018|
Envíanos un Whatsapp