fbpx

Toy Story 4: Jugar es el lenguaje del niño y los Juguetes son sus palabras

Juan Carlos Merino y Ana Tereza Coelho
Psicólogos Espacio Vida


“Jugar es el lenguaje del niño y los juguetes son sus palabras” – Gary Landreth

Tuvimos la oportunidad de ver Toy Story 4, esta maravillosa película de Disney que nos encanta hace tanto tiempo.

Esta animación se relaciona con la fantasía de todos aquellos que fueron y son niños y que un día han imaginado que al dormir sus juguetes cobraban vida.

De la misma manera que cuando pequeños damos vida a estos objetos, proyectando nuestros contenidos internos, nuestras vivencias y ayudándonos a dar significado a nuestras experiencias.

Como psicólogos de niños, los juguetes son parte de nuestras herramientas de trabajo y el jugar es la manera de acceder a su mundo interior. Sabemos la importante función que estos objetos tienen para el desarrollo de una persona y especialmente en esta  nueva película de Toy Story podemos ver esto.

En este artículo queremos comentar la importancia del jugar para el desarrollo de los niños, al igual que las diferentes funciones que pueden tener un juguete. Nos inspiramos en partes de la película para ilustrar este tema que nos apasiona.

¿Por qué jugar es esencial para el desarrollo del niño?

En Toy Story 4 vemos el mundo desde la perspectiva de los juguetes. Sin embargo, vemos en el personaje de Woody la preocupación de mantener su función como este objeto de apego, alegría y importancia en la vida de un infante.

Para los adultos, Toy Story evoca la nostalgia de la infancia y los juegos de aquel entonces. Nos lleva a este lugar mágico de recuerdos emocionales infantiles, cuando veíamos nuestros juguetes casi como seres vivos.

En la línea de vida del niño algunos juguetes como objetos toman un propósito en sus necesidades emocionales. El niño necesita manipular los objetos de la realidad como la parte del mundo externo para cargarlos de sus propias expresiones y fantasías que lo ayuden en su adaptación con su entorno. Y todo esto gracias a la creatividad, pues jugar es un proceso creativo.

Es a través de este jugar que el niño aprende habilidades para la vida. Como por ejemplo  las reglas sociales y diferentes puntos de vista. En esta actividad pueden experimentar distintos roles. Representan y elaboran todo que le pasa en su mundo externo e interno resignificando contenidos emocionales y psíquicos.

Así el jugar es esencial para el desarrollo emocional, social, cognitivo y físico de los niños. Y por lo tanto es una herramienta importante también en la terapia infantil. Creemos que el jugar por si solo es una terapia.

Además, el juego reproduce el paso de la ilusión a la realidad siendo necesario como medio facilitador. Un juguete es un objeto que participa en este campo de acción que hace que todo sea posible, lo que en la vida real no es posible y esto se evoca en el juego (tener amigos, enemigos, pelearse, hasta destruir o aniquilar – transitar por los conflictos) esto da al “YO” del niño una sensación de satisfacción.

Significado de los juguetes

Los padres tienen la gran responsabilidad de favorecer el ambiente apropiado para que se pueda sentir el niño lo suficientemente seguro para jugar y ofrecerle los juguetes apropiados para cada etapa de su desarrollo.

Un juguete favorito dice mucho sobre esta etapa de su desenvolvimiento y suelen cambiar de acuerdo con su edad, vivencias y necesidades psicológicas. Pero más importante que el  objeto en sí, es el USO y SIGNIFICADO que se le dá. Es a través de está relación niño-juguete que este se vuelve parte de su mundo interno y externo, muchas vez también como un objeto de transición. 

Es por esto que el jugar también es indicador de “salud mental” en los niños y los padres deben estar siempre atentos a los juguetes y, principalmente, a COMO sus hijos están jugando.

Desde una visión terapéutica, el juego del niño es BI-DIMENSIONAL (dos dimensiones) que son las partes que contiene el juego FIGURA y FONDO conjugan para fabricar una realidad y poder organizarse, desde las necesidades del niño.

Tengamos presente que algunos juguetes representan partes del SI MISMO que son proyectadas conjuntamente en el acto de jugar. Por esto, el jugar es esencial para el desarrollo del niño porque favorece estados de integración del YO.

El jugar en la infancia y en los primeros años de vida, especialmente cuando se desarrollan dentro de las relaciones de crianza, proporciona experiencias afectivas positivas que son útiles para el desarrollo de un sistema nervioso bien modulado.

Un niño que juega está desarrollando su autorregulación, una capacidad muy importantes para el desenvolvimiento de la inteligencia emocional, pues le permite manejar mejor las emociones y estados de ánimo, así como responder adecuadamente a cualquier situación que se nos presente en la vida.

Es importante añadir que esta relación que se establece niño-juguete está asociado con la relación padres – hijo. Un niño trata con su juguete una parte de la relación que tiene con sus padres. Si es tratado con amor y suavidad expresará la misma calidad de juego con sus objetos, si la relación es tosca o agresiva, el niño lo expresará de forma brusca en sus juegos.

El juego es búsqueda y creación permanente de la realidad, del sentimiento de existir por sí mismo y del sentido que toman estos fenómenos para el niño” A. Anzieu

Forky: el juguete creado

toy story 4 forky

Disney / Pixar

En Toy Story 4 tenemos un nuevo personaje: Forky.

En el primer día de adaptación de Bonnie en su nuevo nido, la pequeña se siente asustada, insegura y no logra hacer amigos desde un inicio. Esta también es la realidad de muchos niños que por primera vez están afrontando y manejando la separación (por algunas horas) de la base segura de sus familias (padres) para el inicio de su vida social y escolar.

Con ayuda de Woody, Bonnie usa materiales de la basura para construir a Forky. Este se vuelve el objeto transicional que la niña necesita para sentirse menos sola y poder pasar por este momento de cambio.

Cuando un juguete (o cualquier otro elemento) cumple la función de ayudar a un niño a afrontar sus miedos o cualquier otra situación que le genere malestar, lo llamamos de “objeto transicional, de apego o de consuelo”.

Es interesante ver que Forky todavía no se da cuenta de su importancia y se siente confuso con su rol y su existencia. Le lleva tiempo hasta que se “Da cuenta” de lo importante que es para Bonnie en este momento de su historia emocional. Para la niña es el compañero que creo de una parte suya que le da confianza y valor para afrontar el momento difícil que representa su adaptación al nido.

El juguete creado es una gran expresión del YO, el niño construye una capacidad desde un recurso interno como es “la imaginación” para resolver un problema (aburrimiento o incomprensión) desde ahí la niña logra conseguir un aprendizaje, confianza en si misma y en el ambiente, logrando adaptarse con su entorno. La adaptación al ambiente es una de las necesidades más importante de la existencia de una persona. Por el sencillo y profundo sentido de sentirnos parte de algo.

El objeto creado o construido ofrece un vinculo incondicional: ser un compañero que da seguridad y protección, que soporta todo, ofrece la conexión que necesita.

Conclusiones

El jugar es más que una actividad de entretenimiento para los niños, de hecho es esencial para su desarrollo emocional, social, cognitivo y físico. La manera de jugar y las preferencias cambian de acuerdo con las etapas de la vida, cambios y otras necesidades emocionales, sociales o psicológicas.

Ayuda a los niños a desarrollar creatividad, resolver conflictos, aprender sobre las relaciones y reglas sociales, además de ser una manera de autorregulación .

El fin de Toy Story también nos habla del crecimiento inevitable, que la infancia no dura para siempre y que en algún momento será necesario madurar y despedirnos de las cosas que una vez amamos, que fueron significativas para nuestras vidas (como nuestros juguetes).

2019-08-15T22:57:06+00:00By |

Leave A Comment